.

Cotización de los desplazados

8/2020

30.10.2020

Cada vez es más habitual que las empresas desplacen temporalmente a sus empleados a otras compañías del grupo o directamente a las instalaciones de un cliente, por lo que conviene tener claras las reglas de cotización.  

 

Desplazamientos inferiores a 24 meses.

 

En principio, los desplazamientos a cualquier país de la Unión Europea implican que el trabajador continúe cotizando a la Seguridad Social española, siempre y cuando:

 

  • El empleado hubiese estado cotizando en España con anterioridad al desplazamiento.
  • Se prevea que el desplazamiento no superará los 24 meses.
  • El empleado no sea desplazado para sustituir a otro trabajador que ha estado más de 24 meses fuera de España.

 

Por tanto, de no cumplirse estas exigencias el trabajador deberá cotizar en el Estado de destino donde sea desplazado. En caso contrario, la empresa deberá cumplimentar el modelo TA-300 solicitando el manteniendo de las cotizaciones en el sistema de Seguridad Social española. Seguidamente la Tesorería General de la Seguridad Social (TGSS) generará el formulario A1 que deberá entregarse al empleado para que pueda probar en el lugar de destino que cotiza en la Seguridad Social española.

 

Desplazamientos superiores a 24 meses.

 

Como norma general cuando el desplazamiento del empelado se estima que supere los 24 meses se presupone que pierde su carácter temporal, por lo que deberá cotizar en la Seguridad Social del país de destino. En este supuesto hay que proceder a tramitar la baja en la Seguridad Social española cuando transcurran los 24 meses iniciales y a partir del mes siguiente, el alta en la Seguridad Social del país de destino.

 

Ahora bien, si el desplazamiento es superior a 24 meses, pero la empresa mantiene su temporalidad, también se podrá solicitar el mantenimiento de las cotizaciones a la Seguridad Social española.

 

Supuestos especiales

 

Desplazamientos fuera de la Unión Europea:

 

Si la empresa desplaza a sus empleados a trabajar fuera de la Unión Europea es necesario acudir a los Convenios bilaterales sobre Seguridad Social que España tiene suscritos con otros países, los cuales indicarán en que lugar se debe cotizar.

 

Si el lugar de destino no tiene suscrito uno de los referidos Convenios como norma general se cotizará en la Seguridad Social española, aunque es posible que la normativa interna del dicho país también obligue a cotizar en su Sistema de Seguridad Social, lo que implicará un doble coste en cotizaciones.

 

Desplazamiento a varios países:

 

Si el empleado presta servicios habitualmente en más de un país de la Unión Europea, para determinar el lugar en que debe cotizar hay analizar si su Estado de residencia se considera sustancial, es decir, que recibe como mínimo el 25% de su sueldo o esta al menos un 25% de su tiempo. De cumplirse, cotizaría en su país de residencia.

 

De no darse los criterios anteriores, se establece que cotizará en el país en que su empresa esté domiciliada. 

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar