Despido por faltas de asistencia al puesto de trabajo

9/2019

9 de septiembre de 2019

Laura Fernández Moreira

Las ausencias de un trabajador a su puesto de trabajo pueden ser motivo de despido, incluso si están justificadas. A continuación, analizamos los tipos de despido que se pueden alegar en función de las faltas de los empleados.

 

Despido disciplinario:

 

La normativa exige que las faltas sean reiteradas y no estén justificadas para proceder al despido disciplinario del trabajador, sin derecho a indemnización. 

 

Las faltas no justificadas son aquellas en las que el trabajador no acude a su puesto de trabajo por un motivo ajeno a su voluntad, y presenta prueba de ello. Por tanto, si la ausencia está justificada no es motivo para proceder al despido por este motivo.

 

El Estatuto de los Trabajadores no menciona cuántas faltas son necesarias para proceder al despido, por lo que habrá que acudir al régimen sancionador del Convenio Colectivo de aplicación para conocer el número de ausencias mínimas y el plazo de tiempo en que deben haber ocurrido para que se consideren reiteradas.

 

En caso de que no se regule esta materia, la jurisprudencia determina que para proceder al despido disciplinario de un empleado es necesario un mínimo de tres ausencias sin justificar. 

 

Los despidos disciplinarios no requieren de preaviso ni son objeto de indemnización, pero será necesario notificarlo por escrito al trabajador indicando de forma clara y precisa las razones que motivan el despido y la fecha de efectos.

 

Despido objetivo: (NORMATIVA DEROGADA)

 

Cuando las ausencias de un trabajador son justificadas e intermitentes, se podrá proceder a su despido objetivo, si se da alguna de las siguientes situaciones:

 

  • Representan al menos el 20% de las jornadas hábiles en 2 meses consecutivos si el total de faltas en los 12 meses anteriores alcanza el 5% de las jornadas hábiles.

 

  • Representan al menos el 25% de las jornadas hábiles en 4 meses discontinuos dentro de un periodo de 12 meses.

 

Cuando el despido se basa en el 20% de ausencias ha de operar la intermitencia, por lo que, si estamos ante una única falta prolongada en el tiempo, o varias consecutivas sin que el empleado se haya reincorporado a su puesto, esas ausencias no computan, aunque se alcance el umbral referido.

 

Ahora bien, no será necesaria la intermitencia si se trata de faltas continuadas sin que el trabajador se reincorpore a su puesto, cuando el despido se basa en el 25% de ausencias.

 

De acuerdo con la jurisprudencia, para la determinación del número de faltas no es necesario centrarse en los 2 o 4 meses inmediatamente anteriores al despido.

 

Para el cálculo de los umbrales anteriores sólo computan las ausencias en las jornadas efectivas de trabajo, por lo que no se tienen en cuenta ni los festivos ni los días de descanso. Es preciso que las ausencias se produzcan durante una jornada completa de trabajo, por lo que debemos descartar para este tipo de despido las ausencias parciales en un día o las faltas de puntualidad.

 

Tampoco computan las faltas de asistencia que se produzcan con motivo de las vacaciones; las derivadas por maternidad o paternidad; riesgo durante el embarazo, lactancia, o enfermedades causadas por el embarazo, parto y lactancia; accidente de trabajo; enfermedad o accidente no laboral si la baja dura más de 20 días seguidos, una huelga; por representar a los trabajadores; cuando es víctima de violencia de género; o si el trabajador está recibiendo un tratamiento médico de cáncer o de una enfermedad grave.

 

De este modo, como norma general solo se tienen en cuenta las faltas que se refieran a bajas por contingencias comunes con una duración máxima de 20 días, las faltas no justificadas o las no justificadas distintas de las anteriores.

 

Para proceder a realizar este despido, es necesario notificarlo por escrito indicando detalladamente los motivos, conceder un preaviso de 15 días a la fecha de efectos, o bien abonar un importe equivalente al salario que se devengaría durante esos días, y abonar una indemnización de 20 días por año de servicio con un máximo de 12 mensualidades.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar