Las dietas abonadas a trabajadores y socios

2/2020

28 de febrero de 2020

Laura Fernández Moreira

Concepto

 

Las dietas son retribuciones irregulares y extrasalariales que la Empresa abona a sus empleados por los desplazamientos de trabajo que realizan a un municipio distinto al de su lugar de trabajo y residencia, o cuando el desplazamiento implica la realización de unos Kilómetros mínimos, determinados en el Convenio Colectivo que resulte de aplicación.

 

Compensaciones a los trabajadores

 

La norma convencional será la que determine el importe o sistema que la Empresa debe aplicar para el pago de los gastos de locomoción, manutención y estancia con motivo de los desplazamientos que realicen sus empleados.

 

Dichas cantidades están exentas de IRPF si se cumplen los siguientes requisitos:

 

  1. El desplazamiento se ha realizado a un municipio diferente al del centro de trabajo y domicilio habitual del empleado.
  2. El desplazamiento es inferior a nueve meses de manera ininterrumpida, contando con las vacaciones y periodos de incapacidad temporal.

 

Por su parte, las dietas no cotizarán a la Seguridad Social si se cumplen las siguientes exigencias

 

  1. Desplazamiento del trabajador a un municipio distinto al de su centro de trabajo y residencia.
  2. Las dietas abonadas están exentas de tributar en el IRPF.

 

Para poder aplicar la exención se deben tomar en consideración los días reales que los empleados están desplazados, así como el destino, y respetar los límites que se detallan a continuación:

 

Concepto

España

Exterior

Gastos de desplazamiento en transporte público

Los que se justifiquen

Gastos de desplazamiento en transporte privado

0,19 €/Km

Gastos por peaje y aparcamiento de transporte privado

Los que se justifiquen

Gastos de alojamiento/estancia

Los que se justifiquen

Gastos de manutención (con pernocta)

53,34 €/día

91,35 €/día

Gastos de manutención (sin pernocta)

26,67 € día

48,08 €/día

 

Por tanto, si las dietas abonadas por la Empresa a sus empleados son superiores a las cantidades indicadas anteriormente, habrá que cotizar y tributar por el exceso. 

 

En cualquier caso, a efectos de aplicación de la exención de tributación y cotización, resulta irrelevante que sea la Empresa la que pague directamente los gastos, o bien, que sea el trabajador quien adelante su abono con su propio dinero o con tickets facilitados por al Compañía. 

 

Dietas a socios

 

Las dietas por desplazamiento que reciben los socios trabajadores están exentas del IRPF siempre y cuando no posean el control efectivo de la sociedad. Este es el criterio mantenido por Hacienda para permitir la exención, es decir, es necesario que mantengan una relación laboral (ajenidad y dependencia) y que estén cotizando en el Régimen General de la Seguridad Social.

 

Según la Ley General de la Seguridad Social se posee el control efectivo de la sociedad cuando el socio ostenta al menos la mitad del capital. Además, la normativa prevé tres supuestos en los que se presume el control efectivo:

 

  1.  Que, al menos, la mitad del capital de la sociedad para la que preste sus servicios esté distribuido entre socios con los que conviva y a quienes se encuentre unido por vínculo conyugal o de parentesco por consanguinidad, afinidad o adopción, hasta el segundo grado (50% entre familiares).
  2. Que su participación en el capital social sea igual o superior a la tercera parte del mismo (33%).
  3. Que su participación en el capital social sea igual o superior a la cuarta parte del mismo, si tiene atribuidas funciones de dirección y gerencia de la sociedad (25% y sea administrador activo)

 

En contra del criterio mantenido por Hacienda, podría defenderse que los socios trabajadores que poseen el control efectivo de la sociedad también tienen derecho a beneficiarse de la exención del IRPF indicada cuando la empresa les abone las dietas por manutención y estancia.

 

En este sentido, la Ley del IRPF define a los rendimientos íntegros del trabajo como aquellas contraprestaciones o utilidades, cualquiera que sea su denominación o naturaleza, dinerarias o en especie, que deriven, directa o indirectamente, del trabajo personal o de la relación laboral o estatutaria y no tengan el carácter de rendimientos de actividades económicas. Se incluirán, en particular las dietas y asignaciones para gastos de viaje, excepto los de locomoción y los normales de manutención y estancia en establecimientos de hostelería con los límites que reglamentariamente se establezcan.

 

El Reglamento del IRPF dispone que se exceptúan de gravamen las cantidades destinadas por la empresa a compensar los gastos normales de manutención y estancia en restaurantes, hoteles y demás establecimientos de hostelería, devengadas por gastos en municipio distinto del lugar del trabajo habitual del perceptor y del que constituya su residencia.

 

Por tanto, los rendimientos del trabajo no sólo proceden de una relación laboral, sino también del trabajo personal que pueda realizar un socio con control efectivo, y por otro lado, la reglamentación no se refiere al concepto de trabajador para aplicar la exención de gravamen por los gastos de manutención y estancia, sino al de preceptor lo que podría incluir al socio mayoritario.

 

En determinadas ocasiones el trabajo que desempeña el socio se considera una actividad económica, es decir, aquella que, procediendo del trabajo personal y del capital conjuntamente, o de uno solo de estos factores, supone por parte del contribuyente la ordenación por cuenta propia de medios de producción y de recursos humanos o de uno de ambos, con la finalidad de intervenir en la producción o distribución de bienes o servicios.

 

En estos supuestos, como les ocurre a los socios que prestan sus servicios en sociedades profesionales y desempeñan la misma actividad profesional que la empresa, no se aplica la exención del IRPF en las dietas.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar