Permiso por hospitalización o intervención quirúrgica

16/2019

16 de diciembre de 2019

Laura Fernández Moreira

El art. 37.3.b) del Estatuto de los Trabajadores (ET), regula el derecho que tienen los trabajadores, previo aviso y justificación, para ausentarse de su puesto durante el plazo de dos días por la hospitalización o intervención quirúrgica sin hospitalización que precise reposo domiciliario, de parientes hasta el segundo grado de consanguinidad o afinidad. Si los empleados tienen que desplazarse, el indicado plazo será de cuatro días.

 

Siempre y cuando se cumplan los requisitos exigidos, el trabajador tendrá derecho a cobrar su salario diario como si estuviese trabajando, excepto los complementos especiales que se devenguen con motivo del trabajo realizado los días en que se solicita el disfrute del permiso (por ejemplo, transporte, productividad, nocturnidad, etc.).

 

Es posible que la empresa permita al trabajador ausentarse cuando se produzca una hospitalización o intervención quirúrgica sin cumplirse todos los requisitos, de manera que, salvo pacto en contrario, dicho permiso no será retribuido.

 

Requisitos

 

  • Familiares. Para que proceda el derecho al disfrute de este permiso, la hospitalización u operación quirúrgica debe afectar a parientes hasta el segundo grado de consanguineidad, esto es, los padres, abuelos, hijos, nietos y hermanos del trabajador, de afinidad, es decir, dichos familiares del cónyuge. 

 

  • Duración. En principio el permiso será de dos días, ampliable a cuatro si hay desplazamiento, salvo que el Convenio Colectivo que resulte de aplicación disponga una duración superior. Para determinar si hay desplazamiento hay que valorar la distancia entre los municipios, los medios de transporte existentes y el tiempo que se tarda de un lugar a otro. Como norma general se accedería al permiso de 4 días cuando la distancia supera los 200 km, si apenas hay medios de transporte y el trabajador no dispone de vehículo, y si el tiempo es superior a dos horas aproximadamente.

 

Situaciones especiales

 

  • Hospitalización o reposo prolongado. Si el familiar permanece varios días seguidos hospitalizado o en reposo domiciliario por una intervención quirúrgica, no se incrementará la duración del permiso, pero podrá pactarse de mutuo acuerdo que el empleado se ausente de su puesto de trabajo a cuenta de los días de vacaciones pendientes, o sin que tenga derecho a remuneración esos días. 

 

  • Hospitalización o reposo discontinuo. Si el familiar de manera intermitente es hospitalizado o está en reposo domiciliario debido a una intervención quirúrgica, el trabajador tendrá derecho a solicitar el permiso retribuido por cada hospitalización o intervención que requiera reposo.

 

  • Días de disfrute.
    • Si la hospitalización o intervención quirúrgica con reposo se produce un día laborable durante la mañana, el permiso comenzará a disfrutarse en ese momento.
    • Si la hospitalización o la intervención quirúrgica con reposo se produce un día laborable durante la tarde o noche, es aconsejable que el permiso comience a disfrutarse al día siguiente.
    • La duración de este permiso es en días naturales no hábiles, por lo que como norma general si la hospitalización o la intervención quirúrgica con reposo se producen un sábado (siendo la jornada de lunes a viernes), o durante las vacaciones, o estando de baja por incapacidad temporal, el trabajador no tendrá derecho al permiso.
    • Si la hospitalización o la intervención quirúrgica con reposo es prolongada y se inicia cuando el empleado no está prestando sus servicios, podrá disfrutar del permiso si la situación persiste, bien el día que le correspondiera incorporarse al trabajo, o fraccionar el permiso en distintos momentos.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar