Registro de la jornada de trabajo

2/2019

6 de mayo de 2019

Laura Fernández Moreira

Nueva obligación de registrar la jornada de trabajo

 

El próximo día 12 de mayo entra en vigor la obligación de registrar la jornada de los empleados ya sean a jornada parcial o completa.

 

El artículo 34.9 del Estatuto de los Trabajadores, que regula este deber, no determina como registrar la jornada por lo que el mecanismo a implantar podrá ser determinado por el Convenio Colectivo o por acuerdo entre la Empresa y los representantes de los trabajadores, y en ausencia de ello, por decisión unilateral de cada Compañía. En este último caso, si hay representación de los trabajadores es recomendable que el empresario les informe sobre el sistema a implantar para el registro de la jornada.

 

De esta forma, el registro de la jornada se podrá implantar a través de mecanismos automatizados como es el fichaje con tarjetas identificativas, introducción de códigos o huellas dactilares, o bien, a través de sistemas manuales que podrán ser cumplimentados a mano o electrónicamente.

 

En cualquier caso, será importante evaluar el resultado de los trabajos realizados por cada empleado, ya sean presenciales o a distancia, para determinar si la jornada registrada corresponde a trabajo efectivo o no y su consideración como horas extras.

 

Ventajas del registro de la jornada

 

Pese a que el registro de la jornada implica un coste económico en la implantación de sistemas automáticos de registro o un aumento de la carga de trabajo si el sistema es manual, esta obligación tiene un lado positivo tanto para los empleados como para la Empresa:

 

  • Empleados. Tendrán mayor protección respecto a las horas trabajadas fuera de la jornada.
  • Empresas. Podrán controlar los absentismo y el trabajo efectivo de sus empleados.

 

Trabajo a distancia

 

Cuando el empleado presta sus servicios a distancia se recomienda la implantación de sistemas online que permitan registrar la jornada al inicio y al final a través del ordenador o el móvil, e incluso que permitan geolocalizar desde donde se realizan dichos fichajes. Al igual que en el caso de los empleados que prestan sus servicios de manera presencial, el registro podrá ser automatizado de manera que al acceder a un sistema concreto se controle el inicio y la finalización de la jornada, incluso los descansos del empleado, o bien, manual introduciendo el trabajador dichos datos.

 

Desplazamientos

 

Los desplazamientos que realicen los empleados para desempeñar sus funciones se consideran parte de la jornada de trabajo si están adscritos a un centro concreto y no se trata de la ida o vuelta al domicilio del empleado. Si por el contrario, el empleado no está adscrito a un centro, desplazándose siempre desde o hasta su domicilio se considera que ese tiempo es parte de la jornada.

 

Descansos y pausas

 

La normativa no se manifiesta respecto a si es obligatorio registrar también los descansos y pausas que realicen los trabajadores a lo largo de su jornada.

 

Tal y como establece el Estatuto de lo Trabajadores, cuando la jornada diaria es continuada y exceda de 6 horas  el empleado tendrá derecho a un descanso de al menos 15 minutos, y dicho periodo se considerará tiempo de trabajo efectivo cuando así se determine en el Convenio Colectivo o en el contrato de trabajo. Por tanto, si tiene tal consideración solo hay que registrar la entrada y salida del puesto de trabajo, y si no es tiempo de trabajo efectivo el empleado tendrá que registrar el inicio y la finalización de ese descanso.

 

Si la jornada es partida y hay un descanso para comer debe registrar la salida y la entrada a mediodía pues no es tiempo de trabajo efectivo, salvo que el Convenio, el contrato o un acuerdo entre la Empresa y los representantes de los trabajadores disponga lo contrario.

 

Las pausas, como puede ser ir al servicio, tampoco se deben contabilizar en el registro de la jornada.

 

Para evitar conflictos es recomendable que las Empresas documenten debidamente cuando y como deben registrar la jornada los empleados, que se considera tiempo de trabajo efectivo y tiempo de descanso, poniendo a disposición de aquellos esta información.

 

Posibles sanciones

 

El deber de registrar la jornada implica la obligación de almacenar la información durante al menos 4 años, y que el mecanismo que aplique cada Empresa permita que dicha información esté en todo momento disponible para los representantes de los trabajadores, los propios empleados y las autoridades, y sea clara para evitar posibles sanciones.

 

En caso de no cumplir con esta obligación o registrar la jornada irregularmente podrá suponer la imposición de multas de hasta 6.250 euros, cuantía que dependerá del grado de incumplimiento de la Empresa.

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar