Relación laboral especial de alta dirección

1/2019

22 de abrol de 2019

Laura Fernández Moreira

¿Quién es un alto directivo?

 

El alto directivo tiene una relación laboral de carácter especial que se regula por lo que pacte con la Empresa, respetando los derechos y obligaciones mínimos recogidos en el Real Decreto 1382/1985.

 

La relación que une a la Empresa con el alto directivo se basa fundamentalmente en la buena fe y confianza que se deposita para que se encargue de representar a la Compañía y dirigir su destino empresarial y las estrategias en el mercado. De este modo, sus principales funciones son:

 

  • Ejercer los poderes inherentes a la titularidad jurídica de la Empresa, es decir, diseñar y dirigir los objetivos generales y específicos de la misma.

 

  • Representar a la Empresa con autonomía y plena responsabilidad bajo las directrices que reciba del órgano de administración.

 

Por tanto, debemos excluir a aquellos directivos que solo tienen potestad para representar y comprometer a la Empresa dentro de un departamento o área empresarial concreta, y que tengan que rendir cuentas a otro directivo o gerente. En este caso, se tratará de una relación laboral ordinaria sometida al Estatuto de los trabajadores.

 

¿Cómo es el contrato de alta dirección?

 

Este tipo de contrato debe formalizarse por escrito, y debe recoger como mínimo la identidad de las partes, el objeto, la retribución, la duración. La jornada, horarios, permisos y vacaciones serán los que las partes acuerden mutuamente. 

 

Es posible que se pacte un periodo de prueba de 9 meses como mucho, siempre y cuando la duración sea indefinida. Si se supera dicho periodo el contrato producirá plenos efectos, y ese tiempo computará a efectos de la antigüedad.

 

Es muy habitual que este tipo de contratos prevean cláusulas de no concurrencia de manera que para que el alto directivo preste sus servicios a otras Compañías requerirá de la autorización del órgano de administración. Dicha limitación también se prevé cuando se extingue la relación laboral especial, por lo que se podrá impedir, por un plazo máximo de 2 años, que el alto directivo preste sus servicios para otras empresas si la Compañía tiene un efectivo interés industrial o comercial y si se abona una compensación económica adecuada al alto directivo.

 

Asimismo, es habitual que se pacten clausulas de permanencia en la Empresa por un periodo de tiempo determinado con sujeción a una indemnización por daños y perjuicios si alto directivo abandona el puesto antes de que llegue el plazo convenido.

 

¿Cómo se puede extinguir un contrato de alta dirección y cuáles son las indemnizaciones?

 

El contrato de alta dirección se puede extinguir fundamentalmente por cumplir el plazo previsto en el contrato (si no era indefinida la relación), por voluntad del propio directivo o por voluntad de la Empresa a través de lo que manifieste el órgano de administración.

 

Extinción por el alto directivo:

 

En este supuesto, el alto directivo debe preavisar con un mínimo de 3 meses, o de 6 si así se establece en el contrato que sea por tiempo indefinido o por una duración de al menos 5 años.

 

Si el alto directivo no cumple con el preaviso marcado en la norma o en el contrato tendrá que abonar a la Empresa una indemnización equivalente a los salarios que hubiese recibido durante el periodo de preaviso incumplido.

 

Ahora bien, si la resolución contractual está motivada por un incumplimiento de la Empresa el alto directivo no tendrá obligación de preavisar.

 

En determinados supuestos, el alto directivo podrá extinguir el contrato con derecho a indemnización:

 

  • Cuando se produzcan modificaciones sustanciales de las condiciones laborales que impliquen un perjuicio a su formación profesional, a su dignidad o supongan una transgresión de la buena fe contractual.

 

  • Cuando se produzca una falta de pago o retraso continuado en el abono del salario.

 

  • Cuando la Empresa incumpla gravemente sus obligaciones, salvo en los casos de fuerza mayor.

 

  • Cuando haya una sucesión de empresa o un cambio en la titularidad de la misma, que impliquen una modificación del órgano de administración o de la actividad principal. En este caso, la resolución deberá realizarse dentro de los 3 meses siguientes a dichos cambios.

 

Extinción por la Empresa:

 

El órgano de administración de la empresa podrá resolver la relación laboral especial por desistimiento sin necesidad de alegar causa alguna, debiendo mediar los mismos plazos de preaviso previstos para la resolución promovida por el alto directivo.

 

En este caso, el alto directivo tendrá derecho a recibir la indemnización pactada en el contrato, y a falta de mención expresa, recibirá la equivalente a 7 días de salario por año de servicio, con el limite de 6 mensualidades. Si la Empresa incumple el plazo de preaviso, el alto directivo tendrá derecho a una indemnización adicional, equivalente a los salarios que hubiese recibido durante el periodo incumplido.

 

Otra posibilidad de extinción por parte del órgano de administración es por despido cuando se produzca incumplimiento grave y culpable del alto directivo. En este caso la Empresa podrá proceder a su despido disciplinario sin derecho a indemnización si se declara procedente, pero si es considerado improcedente la Empresa tendrá que abonar la indemnización pactada en el contrato, y a falta de regulación se abonará la cantidad correspondiente a 20 días de salario por año de servicio, con el límite de 12 mensualidades.

 

Hay que tener en cuenta que los incumplimientos que cometa el alto directivo estarán sujetos a un plazo de prescripción de 12 meses desde su comisión o desde que la Empresa tuviese conocimiento de ellos.

 

Otras causas de extinción:

 

La relación laboral especial de alta dirección también podrá extinguirse por las causas reguladas en el Estatuto de los Trabajadores.

 

 

¿Cómo tributa la indemnización del alto directivo?

 

Estará exenta de tributación la indemnización equivalente a 7 días por año hasta el límite de 180.000 euros, de manera que todo lo que se abone de más estará sujeto al IRPF con una reducción del 30% si se ha generado en un periodo superior a 2 años.

 

¿Qué tipo de indemnización corresponde si hay un cambio en las funciones?

 

Es posible que la relación laboral se transforme de ordinaria a especial o incluso se nombre a al empleado o directivo como miembro del órgano de administración, lo que tendrá distintas consecuencias en la indemnización a abonar por la Empresa.

 

Empleado que se convierte en alto directivo:

 

Si el nuevo cargo tiene la consideración de alta dirección pueden darse dos supuestos respecto a la relación laboral ordinaria:

 

  • Extinguirla. En este caso, la relación laboral especial sustituirá a la relación ordinaria, y transcurridos dos años desde la firma del contrato de alta dirección ya no existirá el derecho a recibir una indemnización por el periodo de tiempo trabajado durante dicha relación ordinaria.

 

  • Suspenderla. En este supuesto, si la relación laboral especial concluye, excepto por razones disciplinarias, el directivo tiene derecho a mantener la relación laboral ordinaria y a recibir la indemnización por los servicios de alta dirección pactados o previstos en la normativa. Esta opción es la que se aplica en caso de no establecer nada al respecto en el contrato.

 

Alto directivo que se convierte en empleado:

 

Aunque no es la transformación más habitual es posible que un alto directivo retorne a su puesto de empleado bajo una relación laboral ordinaria. En este caso, si el empleado es despedido después de extinguirse la relación de alta dirección, se excluirá a efectos indemnizatorios el periodo de tiempo que haya prestado sus servicios como directivo.

 

Empleado o alto directivo que se convierte en miembro del órgano de administración:

 

En este supuesto, en el momento en que el empleado o alto directivo forma parte del órgano de administración la relación laboral queda sustituida por la relación societaria que les une a la Empresa, por lo que no tendrán derecho a retornar a su puesto. Además, el derecho a la indemnización generada durante la relación laboral ordinaria o especial queda sin efectos.

 

Ahora bien, también es posible que además de formar parte del órgano de administración se mantenga la relación laboral ordinaria, de manera que cuando ésta se extinga el empleado tendrá derecho a la indemnización correspondiente. Por su parte si se mantiene simultáneamente la relación laboral especial como alto directivo y la relación mercantil como miembro del órgano de administración, prevalecerá el vinculo mercantil por lo que no habrá derecho a indemnización cuando se extinga la relación.

 

¿Cómo blindar un contrato de alta dirección?

 

Normalmente este tipo de contratos contiene pactos de blindaje a favor de los altos directivos para salvaguardar sus intereses, y sobre todo respecto a las indemnizaciones a percibir en caso de extinción del contrato, ya que las que prevé la normativa de esta relación especial son inferiores a las previstas para las relaciones laborales ordinarias.

 

Los mecanismos de blindaje más habituales consisten en pactar un importe indemnizatorio superior al mínimo, o bien en incrementar la antigüedad.

 

Aumento del importe indemnizatorio:

 

Es habitual que el contrato se remita al Estatuto de los Trabajadores para determinar la indemnización, pactando una cantidad equivalente a 20 días por año si se produce un desistimiento de la Empresa, o de 33 días por año si se produce un despido improcedente o un incumplimiento de las obligaciones de la Empresa. También es frecuente pactar un importe intermedio entre lo regulado en la normativa especial y la general (por ejemplo 14 días en caso de desistimiento y 27 días en caso de despido o de incumplimiento de la Empresa).

 

Aumento de la antigüedad:

 

Es muy usual que para fichar a un alto directivo se pacte una antigüedad superior a la que tendría, bien reconociendo el periodo de tiempo trabajado para la Empresa bajo una relación laboral ordinaria, o bien considerando la antigüedad del alto directivo en otra Empresa. Es posible que la antigüedad superior solo sea a efectos indemnizatorios.

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar