La acción directa en el transporte terrestre de mercancías

4/2019

3 de junio de 2019

Laura Fernández Moreira

¿Qué es la acción directa en el transporte?

 

La Disposición adicional sexta de la Ley 9/2013, de 4 de julio, por la que se modifica la Ley 16/1987, de 30 de julio, de Ordenación de los Transportes Terrestres, regula la acción directa contra el cargador principal cuando hay intermediarios, disponiendo:

 

“En los supuestos de intermediación en la contratación de transportes terrestres, el transportista que efectivamente haya realizado el transporte tendrá acción directa por la parte impagada, contra el cargador principal y todos los que, en su caso, le hayan precedido en la cadena de subcontratación, en caso de impago del precio del transporte por quien lo hubiese contratado”.

 

Por tanto, es un derecho que se reconoce a los porteadores que efectivamente realizan el transporte de mercancías, no lo han cobrado, y hay una cadena de contratos en la que interviene, además del porteador efectivo, como mínimo, un cargador principal y un porteador contractual, que podría ser un transitario u otro transportista que decide subcontratar el transporte, respondiendo todos ellos solidariamente.

 

¿Qué responsabilidad tiene el cargador principal y los porteadores contractuales?

 

Recientemente el Tribunal Supremo (TS) ha dictado una sentencia sobre el alcance de la responsabilidad del cargador principal cuando el transportista efectivo ejercita la acción directa.

 

En dicha sentencia se ha resulto el interrogante de si el cargador principal o los cargadores contractuales solo responden frente al transportista efectivo por la cantidad que deban a su intermediario o si por el contrario responden por todo lo que se adeude al transportista efectivo, aunque el cargador principal o alguno de los cargadores contractuales hayan pagado íntegramente el transporte al intermediario que subcontrató al porteador efectivo.

 

Según el criterio de la Sala del TS, la Disposición Adicional sexta de la Ley 9/2013 es una garantía añadida para el transportista efectivo, de manera que la interpretación que debe darse a este derecho es que podrá ejercitar la acción directa, aunque el cargador principal o los cargadores contractuales haya pagado todo o parte del transporte al porteador intermediario.

 

¿Qué consecuencias tiene el ejercicio de la acción directa?

 

Este derecho implica que pueda haber situaciones en que se produzca una duplicidad en el pago del transporte por parte del cargador principal o el transitario (al transportista intermediario y al porteador efectivo), por lo que deberán ejercitar el derecho de repetición frente al intermediario que contrató al porteador efectivo y no abonó los portes, con el fin de recuperar las cantidades abonadas a ese transportista que ejercitó la acción directa.

 

¿Cómo limitar los efectos de la acción directa?

 

Tal y como dispone la sentencia, la única manera de mitigar las consecuencias que derivan de la acción directa es prohibir la subcontratación del transporte. Ahora bien, si tal prohibición solo consta en un contrato (por ejemplo, entre el cargador principal y el transitario o un transportista), y finalmente se realiza alguna subcontratación, la cláusula solo vinculará a las partes intervinientes en el mismo, y el transportista efectivo podría ejercitar la acción directa frente a todos los que intervengan en la cadena de contratos de transporte, sin perjuicio de las responsabilidades que puedan derivarse por el incumplimiento de la prohibición de subcontratación.

 

Puede acceder al contenido de la sentencia desde este link: http://www.poderjudicial.es/search/contenidos.action?action=contentpdf&databasematch=TS&reference=8755860&statsQueryId=119061089&calledfrom=searchresults&links=%22641%2F2017%22&optimize=20190510&publicinterface=true

 

 

Versión para imprimir Versión para imprimir | Mapa del sitio Recomendar esta página Recomendar esta página
© Bufete Cesáreo Fernández y Moreira, S.L.P.

Cómo llegar